You are here: Home Noticias La fascinación de las casas de muñecas

La fascinación de las casas de muñecas

E-mail Print PDF

 

Museo de casas de muñecasEl museo Casas de Muñecas se encuentra situado en el centro historico de la ciudad de Malaga, en un edificio barroco del siglo XVIII , restaurado recientemente. En el se exhibe la colección privada de doña Voria Harras, fruto de muchos afios de pasión por el miniaturismo y de innumerables horas dedicadas a la restauración y recuperacion de estas pequeñas joyas del pasado. La colección cuenta con cerca de cincuenta modelos, únicos en el mundo por tratarse en muchos casos de casas tradicionales españolas del siglo XIX, excepcionales representaciones de la vida cotidiana y las costumbres de tiempos pasados, hoy en gran parte perdidas.



Las diversas salas y patios de esta histórica casa, tipicamente andaluza, constituyen un espacio inmejorable en el que albergar esta magnifica colección. La planta baja, destinada a la recepción , las oficinas y el taller de restauración, es el punto de partida de un recorrido en el que se puede encontrar desde una preciosa y delicada reproducción de una mansión de 1896 - la casa original en la que se inspiro este modelo esta ubicada en el Paseo de Sancha de la capital malagueña-, hasta una coleccion de casas andaluzas de las provincias de Granada, Córdoba y Jaen. Tambien se exhiben en el museo casas tradicionales de Valencia, Asturias y Palma de Mallorca, asi como exquisitas muestras de casas de muñecas de otros países europeos, especialmente de Inglaterra y Francia.



El valor de las piezas únicas

Entre las numerosas casas en miniatura que se pueden contemplar en el museo destacan algunas que, por la calidad de los materiales con los que están realizadas,  por la habilidad mostrada por sus artifices, constituyen verdaderas obras maestras. Se trata, en muchos casos, de trabajos efectuados por encargo para las familias nobles de la época, en las qu e incluso el mobiliario pretendía imitar el mundo real en el que vivian. Autenticas joyas del pasado que merece la pena conservar.



El origen de las casas en miniatura

La primera casa de muñecas de la que se tiene noticia es del siglo XVl. Fue un encargo del duque de Baviera para su hija, en 1558. Fue tal la belleza de esta pieza que el duque la incorporó a su colección de arte. Se conoce el nombre de los artesanos de la corte que intervinieron en el proyecto, e incluso la descripción de sus estancias, pero desafortunadamente la casita fue totalmente destruida en un incendio.



Las casas de muñecas y, en general, los objetos en miniatura, siempre atrajeron la atención de la realeza y la aristocracia. Las primeras casas de muñecas holandesas están documentadas en el siglo XVII. En el siglo XVlII aumenta la afición por estas reproducciones y hubo grandes artesanos, entre los cuales destacaron los maestros alemanes e ingleses. Pronto las casas de muñecas pasaron a ser apreciados objetos de coleccionismo. De hecho, las casas de muñecas mas lujosas se conservaban en los salones de los palacios y las casas nobles, como muestra de la sensibilidad artistica y la riqueza de sus propietarios. Pero, tras el auge de los museos a partir de la Ilustración, comenzaron a surgir los primeros museos de casas de muñecas en Holanda e Inglaterra, un ejemplo que fue inmediatamente seguido en el resto de Europa y en los Estados Unidos.

 

Colección de casas de muñecas Voria Harras